La provincia sin flores en San Valentín.

Publicidad

El daño de estructuras y de los invernaderos debido al temporal de viento y frío de estas últimas semanas arrastró gran parte de los plásticos que los recubrían y liquidó el esfuerzo de meses de trabajo. Muchas plantaciones de flores  quedaron a la intemperie cuando estaban ya a punto para la venta. La producción ha quedado mermada, ya que muchas plantas fueron vapuleadas por el aire y las que sobrevivieron corren el riesgo de enfermar.

Los floricultores se centran  en reparar estructuras y colocar los plásticos. “Tenemos que quitar las cubiertas rotas e intentar tapar las instalaciones para salvar las plantas que nos quedan”, explica un floricultor. Esta plantación ha perdido el 60% de los  rosales. El viento es el “enemigo número uno del sector”, y esta vez ni las estructuras de hierro más fuertes han salido airosas de sus embates, con ráfagas de más de 117 km/h.

Los daños han sido aún mayores en las instalaciones de madera; algunas han quedado totalmente destrozadas. Los invernaderos presentaban ayer un panorama desolador. El viento tumbó varias naves de madera y han perdido la mitad de su producción; pérdidas de más de 30 millones de euros.

Margaritas, rosas, etc.  preparadas para la venta para el día de San Valentín se han perdido, ahora preparan cardos pintados de colores para poder poner a la venta y que los enamorados se puedan regalar.

“Que la gente no se venga abajo y que siga adelante” ha  declarado un floricultor de la zona.

Publicidad

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies